Hay que ver lo que da de si un debate de dos horas: que si Rajoy llega 2 minutos antes y Zapatero 3 después; que si la mesa es de 72 centímetros de alto; el suelo, antideslizante; la temperatura, de 21 grados; y la silla del presi, 5 cm. más alta que la de Rajoy; que si este llevaba la chaqueta desabrochada y un reloj deportivo que enseñó demasiado, que si ZP, sin embargo, tocaba su alianza de casado para superar los nervios; que si Rajoy se apoyaba en su bolígrafo para hablar mientras Zapatero lo utilizaba sobre todo para tomar notas.… si es que esto es crucial en el rumbo de España y el resto son tonterías.

¿Y del fondo qué? Pues nada, sinceramente. Mismas ideas de siempre, un debate que parecía más bien un monólogo a dos tiempos, y miles y miles de gráficos, datos, y demás payasadas para que la peña se lo crea. Señores, para que sepamos que el precio de la vida ha subido, basta con ir al supermercado, y por mucha gráfica que me enseñen de que el precio de los pisos ha bajado yo, si no lo veo en la realidad, no lo creo.

Todo esto a las 12 de la noche, cuando aquellos que ZP tanto defiende, que se despiertan a las 5 para ir a trabajar, debían de estar ya por los suelos del sueño.

Y si alguien pregunta quien ganó, pues la verdad, no sabría que contestar, y los periódicos tampoco: ZP convenció a los suyos, Rajoy también, ¿y los indecisos? me temo que no pudieron extraer nada útil del debate, que sonaba ya a viejo cuento chino.

¿Y cómo ponemos un fin a este debate? Con una maravillosa niña (que no niño), que nace en España (no Guinea), y que (gracias a Dios) tiene una familia (padres heterosexuales, claro) y una vivienda (¿con hipoteca?) y unos padres con trabajo (que no sean 1000 euristas), que tenga una buena educación (a poder ser privada), que se pasee por el mundo sin complejos porque sabrá idiomas (irónico, proviniendo de un candidato que dice no tener ni idea de inglés) y que igualmente habrá aprendido a respetar las ideas de los demás (dudo que su modelo sea su posible-futuro-presidente).

Señor Rajoy, salvenos del cuento de hadas, vea la realidad, y por favor, deje de leer, que eso lo hace cualquiera, y de mirar al moderador o quien tenga a la izquierda, que despista.

 

Un partido casi-nazi, con el logo renovado a lo Windows vista, un partido casi-ateo, con más fe que nunca… y ahora la unión de los patriotas demócratas (o unión, progreso y democracia, al gusto, crudos o al pesto).

Lo cierto es que los rositas me caen bastante bien… apuestan por el progreso, por la investigación, la educación, la separación de poderes… y todas esas cosas que nos solemos quejar, que está muy bien, les apoya una figura culturalmente reconocida, hasta ahí perfecto, pero… la tienen que joder… tienen que cagarla con su patriotismo exuberante, lo cual me parece algo cínico, se sienten orgullosos del país cuando quieren darle la vuelta a toda la tortilla… Personalmente no me siento orgulloso, y jamás colgaría una bandera en honor a mi país por el hecho de serlo, sobre todo, cuando su sistema político (algo que a fin de cuentas, representa el país y en especial, a sus habitantes, quienes lo constituyen) funciona tan mal… En fin, solo les falta que digan con voz de pito eso de una y grande, con su sentimiento prácticamente absolutista, su pequeño rencor a los nacionalismos que concluye con su “cierre del modelo autonómico” (Fuente: Wikipedia), además de cargarse todos los fueros y demás… Pues eso, si se esta revindicando independencia en ciertas comunidades y les prietas más la soga, van ha gritar más alto (como ya pasó una vez). Lástima que el nacionalismo parece cada vez más dejar de ser la fuente cultural que fue…

Volviendo al tema… este partido se tacha de progresista, pero me abruma el hecho de pensar que lo que antes era progreso (la descentralización y el cese del absolutismo) ahora es lo contrario… Pues bueno, personalmente pienso que lo ideal es que cada región tenga los máximos privilegios de gobernarse, dentro de unos límites y unos mínimos claros, pero el problema es que primero habría que regenerar la democracia antes de meternos directamente a esto… También pienso que el problema de todo no son los nacionalismos, pero bueno, por suerte el cambio no lo pueden hacer bruscamente, no pueden quitar las autonomías del día a la mañana, al menos no sin plantear un referéndum por lo menos, si sale mayoría pues habrá que apechugar y aceptar las reglas del juego, pero si no, se siente…

Pero lo cierto es que no es todo tan dramático, no esta nada claro que quieren hacer con las autonomías, obviamente han dicho que no van ha hacer un sistema centralista, pero tampoco hay cosas muy claras, seamos optimistas (además, los discursos incendiarios no provocan rencor…)

El caso es que les deseo lo mejor y que por lo menos lleguen a ocupar una buena parte del parlamento para nutrirlo a base de buenas propuestas, no he decidido a quien votar, pero son unos candidatos para mi voto… espero que lo hagan bien y traigan lo que pidan.

De lo que quiero hablar en esta entrada (joder, lo que me enrollo divagando para introducir un tema) es de la idea de eliminar conceptos abstractos, para entrar a otros concretos, y eso creo que sí que este partido lo lleva bien encaminado, leí una entrevista de uno de ellos donde afirmaba “izquierda y derecha son conceptos de hace un siglo”. Quiero hablar de esto, el PROGRESO.

Este planteamiento (que principalmente rompe el clásico dualismo enfrentado) nos da una nueva manera de pensar, tal vez, la famosa España dividida deje de existir, creando infinitos matices, rompiendo tópicos, (lo cual estaría bastante bien…) así se dejaría de entender de esta forma la política, dejaría de caer en absurdas discusiones previsibles y conceptos cerrados que no evolucionan nunca.

¿Vosotros que pensáis? Se debería de dar algo más que un lavado de cara a los conceptos políticos, al final que son la izquierda y la derecha, son nombres para agrupar un conjunto de ideas ya caducas, necesitamos actualizar la ley (y no poner un canon “anti” piratería). Lo cierto es que ya han caído en desuso muchos términos (si es que con Riego…), tal vez sea hora de volver a remover en el diccionario, no para buscar términos, sino significados.

Pero bueno, mientras tanto, seguiremos esperando ese debatillo que no hará daño a nadie… También os dejo otro link, lo cierto es que tiene gracia.

Siempre se dice que somos el futuro de este país, que de nosotros depende todo lo que pueda ocurrir, y sin embargo… los políticos siguen creyendo que la educación es un tema más de camapaña con el que luchar por sus “ideales”.

He llegado a pensar que, realmente, les da igual lo que es mejor para el estudiante, y simplemente se limitan (como en tantos otros aspectos) a criticar lo que el otro hace.

La educación no debería ser parte de la política, un simple argumento más sobre el que ganar puntos, tendría que estar completamnete apolitizada, para que cada uno de nosotros pudiera recibir la mejor.

Por otro lado, es estúpido culpar a los partidos del fracaso escolar. Es nuestra generación, orgullosa de decir “yo no hago nada” la que causa este fracaso. Porque, mientras un padre sólo se fije en el resultado y regale una postal (como vi el otro día en el corte inglés) o aún peor una moto por “no suspender” esto seguirá siendo igual.

Quizás es demasiado pedir la cultura sea algo más que unas notas de colegio, y que sea posible interesarse por la historia, la filosofia, el arte, sin tener que sentirse tan diferente, tan alejado del resto de los humanos.

Porque somos seres racionales ¿no?.

Entre tanta paja sobre árboles, velos, notas y devoluciones es difícil encontrar una noticia optimista, de estas que te dejan con una sonrisa en la cara. Lo cierto es que es difícil encontrarlas en general, pero esto se agudiza en estos días en que los que es una verdadera hazaña no encontrarse una noticia que no esté relacionada con la última de los partidos en su juego de “a ver quién la echa más gorda”(españoles en general, pero también estadounidenses), ni con la violencia de género, ni con atentados en Irak.

Vagaba yo por Youtube sin objetivo alguno cuando me topé con esto:

Iñaki Gabilondo nos podrá caer peor o mejor, y podremos soportar a los medios asociados a PRISA en mayor o menor grado, pero al oír esto la única que respuesta que se me ocurre es: ¡olé! Olé por la noticia, la cual no la había oído todavía (ni siquiera sabía de la existencia de Ikerbasque), y olé por las cuatro razones:

1. Ojalá los medios no estuvieran tan politizados y los partidos no los usasen como otro brazo más de su tinglado electoral…Cuatro es uno más, es evidente, pero me alegra que se preocupen por noticias de este estilo.

2. Todavía existen españoles que se preguntan cómo anda la gente por las calles del País Vasco y Navarra con bombas explotando alrededor…

3. Es curioso; hace un par de días pensé en escribir algo sobre la investigación en España, o mejor dicho la falta de ella. Me alegra sobremanera enterarme de que casi cuarenta científicos han sido contratados en Euskadi: ¡todavía hay esperanzas! Esperanzas, por un lado, de no convertirnos (si es que no lo somos ya) en un país de tercera, en la que la gente vive cómodamente pero nada más. Y esperanzas, por otro, para un futuro físico que ve el futuro más negro que blanco en su país.

4. La mayoría de las “buenas noticias” que nos encontramos en los medios son curiosidades costumbristas o cosas por el estilo. A veces no apetece ni leer el periódico (porque la televisión ya la deseché hace tiempo como medio informativo: deprime demasiado).

¡Noticias sobre ciencia en nuestro país! Dichosos los ojos…acabo de leer un comentario de alguien diciendo “(…)cualquier universidad de España tiene más doctores, no sé que tiene de relevante esta noticia.”

Tiene de relevante que estamos acostumbrados a considerar noticia solo las tragedias y la política. Tiene de relevante que cualquier intento de añadir cultura y ciencia a nuestro país es más que positivo: es necesario. Tiene de relevante que nos quejamos de cómo está la cultura y la educación en nuestro país, pero no se fomentan las noticias relacionadas con ambas menos cuando es para avisar que Almodóvar/Penélope Cruz/Bardem son nominados a los Óscar. Tiene de relevante que en muchos otros países la contratación de unos científicos no sería noticia por no no ser algo fuera de lo común, pero, tristemente, en España es algo fuera de lo común, y por ello merece ser mencionado.

Tal vez llegue un día en que no sea tan llamativo que nuestra investigación gane puntos. Hasta entonces, bienvenidas sean estas noticias.

Est sularis oth mithas

Entre liricismo, cinismo y unas gotas de cianuro se nos presenta la nueva campaña erectoral. Esta vez le toca el turno a la iglesia católica, he estudiado en colegios católicos bastantes años de mi vida, siempre han predicado el amor (descafeinado, limpio y sin condón por supuesto), el perdón, la caridad (no hay nada mejor que encender la televisión y ver una campaña de mendigos completamente actualizados a las nuevas tecnologías) y la buena ética (sin rencor claro, ni genocidios santos), lo de siempre, no a las peleas, las cosas se hablan… Bueno, ahora nos encontramos con una actitud “éticamente inaceptable“, la negociación con los terroristas, exacto, toda la vida predicando la palabra hueca y ahora la consideran “éticamente inaceptable“, bien, vamos bien…

No pretendo hablar de que si la iglesia es bueno que haga propaganda de un partido (opino al igual que Hierro, tienen derecho a decir lo que quieran, otra cosa es que estemos de acuerdo) lo que quiero decir que es ridículo semejante contradicción, por lo cual pienso que la iglesia necesita una revisión de valores, no soy creyente ni acomodador de matrimonios, pero veo ridículo que algo que pretende dar una supuesta guía espiritual hable sobre conceptos como la inaceptable familia (por cierto, también se dedican a predicar el respeto), que ha degenerado en una critica insípida, necesitan otro camping en Trento para darle al F5, pero bueno este no es el tema del que quería hablar.

Este artículo se llama liricismo, es así como llamo a la democracia española de hoy en día, pura lírica pero con cataratas entre rojos y azules (y ahora se unen los rositas, a ver que tal les va).

“Éticamente inaceptable“, pero qué es aceptable si se ha perdido cualquier ética política, se ha convertido en un ridículo juego de pescadores, de acciones condicionadas por el pescado que pueden atraer, ¿Pero así como vamos a progresar? Lo siento mucho, y tomadlo a buenas, pero en un cambio siempre alguien se suele joder, vale esto está aceptado, pero sinceramente, éticamente como va alguien a votar a un partido que discrimina a un grupo social, no por sus ideales siquiera sino por un absurdo tema sexual, es algo absurdo, ¿no?.

El caso que quería plantear es, no para qué sirven, sino para qué los queremos, hablo de los políticos, lejos de una perspectiva anarquista o absolutista, ¿Qué pedimos de los políticos? ¿Qué nos gobiernen? ¿Y qué es eso? ¿No es esto una retórica absurda?

Pues bien, que cada uno se plantee lo que crea plantearse (y su religión le permita), pero el caso que yo estoy cansado de políticos que pierden el tiempo largando incoherencias, viejos rencores históricomemorables y demás gilipolleces (pero no sólo se aplica al campo político, quienquiera entender que entienda), bueno pero hablamos de pedir ¿Qué pedimos?.

Pues bien, aparte de intenciones ideológicas yo pido progreso y cultura, acciones, no sólo resumirse en un sistema de promesas presudoeconómicas, no solo pedir becas o subidas de salario. ¿Por qué progreso? Creo que es evidente, hoy he leído en el periódico que un buen porcentaje de la población de no me acuerdo que país piensa que Churchill es un personaje ficticio y el Sr. Holmes es real… además el progreso nos trae otras cosas aparte que cultura, trae limpieza en el metro y la calle, trae cambios a mejor, trae mejoras en la calidad de vida, sostenibilidad (eso que ahora preocupa tanto) etc. Así mismo trae más libertad, algún día hablaré del la pirámide del progreso de Kandinsky, hará que esto se entienda mejor, pero ha de ser necesario progresar antes de que esté sobresaturado el punto de progreso, por ejemplo, la legalidad del matrimonio de personas homosexuales vino ya tarde, en pleno siglo XXI (como nos gusta decir esto para quejarnos) aceptar algo que ya se hacía desde la antigüedad… es algo ridículo, pero bueno, a ver que pasa ahora con la ley de aborto…

Bueno, como Hierro voy ha citar a un filósofo benevolente, que sino paso envidia. Nietzsche dijo “Una afirmación afecta más intensamente que un argumento, al menos, en lo que respecta a la inmensa mayoría de personas; en efecto, el argumento despierta suspicacias. He aquí porque procuran los demagogos asegurar los argumentos de su partido mediante afirmaciones.”

Por cierto, soy Ignacio Navas, un colaborador más de esta eterna sección de columnas de opinión, no se me da muy bien presentarme así que prefiero ceder ese honor a mis palabras.

 

No se muy bien como empezar. Convendría decir que me llamo Sarah, supongo, y que he decidido unirme al blog para compartir con vosotros mi visión del mundo.

Me veréis aparecer de vez en cuando en pequeños escritos sobre los más distintos temas. ¿Qué pretendo con ello? Saber vuestra opinión, porque me gusta intercambiar puntos de vista: «Donde está mi pupila no está otra: lo que de la realidad ve mi pupila no lo ve otra. Somos insustituibles, somos necesarios. «Sólo entre todos los hombres llega a ser vivido lo Humano» -dice Goethe. Dentro de la humanidad cada raza, dentro de cada raza cada individuo, es un órgano de percepción distinto de todos los demás y como un tentáculo que llega a trozos de universo para los otros inasequibles. » (Ortega y Gasset)

También me uno a este blog porque me encanta crear nuevos proyectos y ver como evolucionan. Estoy ansiosa por ver cual será el camino que el destino ha creado para éste.

Sin más que añadir, espero poder volver a cruzarme con vosotros por estos parajes para compartir, en la distancia, una pequeña conversación sobre el mundo.

Llevo unos cuantos días rumiando acerca de un tema del cual todos estáis probablemente ya hartos de oír hablar: la famosa “Nota” preelectoral de la Conferencia Episcopal en la que se considera “éticamente inaceptable” apoyar a un partido que negocie políticamente con terroristas.

Antes de nada, una observación: ¡los españoles somos la leche! No hay nada que nos guste más que pasarnos una semana entera debatiendo sobre tonterías. Bueno, miento, sí lo hay: debatir sobre tonterías en las que tenga que ver la Iglesia. Ya sea hacia un lado o hacia otro, el tema morboso por excelencia del español es la Iglesia Católica. A mi pesar, haré gala de españolidad y hablaré yo también sobre lo mismo.

Más que ríos, me atrevería a decir que han corrido auténticos mares de tinta acerca de la dichosa “Nota”, por no mencionar las inacabables tertulias en las distintas radios. Se ha oído de todo, donde “de todo” en nuestro país (y en cualquiera, imagino) equivale a decir “se ha oído a la derecha y a la izquierda barrer hacia casa”. No entraré a opinar sobre lo dicho por los obispos; sin embargo, sí me gustaría hablar sobre esas voces que se dedican a decirle a la Iglesia que “mejor está callada”.

Cada vez que la Conferencia Episcopal abre la boca es la misma historia: se pone en tela de juicio el derecho de la Iglesia a la libre expresión. Lo cual, es cierto, probablemente no sucedería si la jerarquía eclesiástica no fuera tan inmovilista y reaccionaria como suele ser. Pero, ¿qué esperan? ¿Que de repente sus opiniones tomen un giro de ciento ochenta grados? La cuestión no es lo que digan o dejen de decir los obispos: la cuestión es que tienen tanto derecho a decir lo que les dé la gana como yo a escribir estas palabras.

Sí, está claro que la nota lleva una petición implícita (bastante explícita, ella) de que no se vote al PSOE, sino al PP,por mucho de que insistan en que no es así. Y esto es, evidentemente, lo que más revuelo ha causado entre nuestra izquierda. Ayer leí un artículo de Sánchez Dragó a propósito de este tema. A pesar de que este personaje se me atraganta un poco debido a su, desde mi punto de vista, desmesurado ego, me pareció bastante interesante lo que decía. En pocas palabras: la Iglesia puede pedir el voto a quien quieran. Nadie se escandaliza cuando CC.OO. o la UGT pide el voto para los socialistas (¡raro sería lo contrario!). La Iglesia es una sociedad privada, y como tal puede “aconsejar” a sus seguidores acerca del voto tanto como la SER, El Mundo o Cuatro (ya estamos acostumbrados a todo ello,¿no?).

Voltaire dijo “Estoy en desacuerdo con lo que dices, pero defendería a muerte tu derecho a decirlo” (o algo por el estilo; dispensen ustedes mi memoria). No digo que esté a favor de que un ente tan poderoso como la Iglesia dé opiniones que, para colmo, dividan a sus seguidores (¿qué pasa con todos los católicos del PSOE?). Tampoco me gusta mucho esa diferencia quisquillosa y obsesiva entre “negociar” y “negociar políticamente”, aunque la haya. Y menos aun me agrada el hecho de que los obispos se dediquen a dar lecciones sobre terrorismo; ¿acaso hemos olvidado a los curas vascos que daban cobijo a etarras que acababan de asesinar por “razones morales”? Pero todo eso no quita que respete su derecho a decirlo.

Además, ya que estamos, hay otro punto que me saca de mis casillas: quienes, con diferencia, han dado más la tabarra con este asunto son los laicistas (que no laicos). ¡Tiene gracia! ¿No es España un país aconfesional? Bajo mi punto de vista, unas declaraciones de la Iglesia no deberían tener más importancia que las de un sindicato, por ejemplo. Ojo, no le quito peso a lo dicho; en España hay millones de católicos y es evidente que lo dicho por la jerarquía eclesiástica tiene influencia. El error está en darle demasiada importancia. Como yo lo veo, eso es todo lo contrario al laicismo: si Iglesia y Estado están separados, ¿por qué insistir en analizar lo dicho por los obispos como si fuera una declaración del Presidente? Pero bueno…suelen decir que los ateos son los que más hablan de Dios.

Desde luego…como todas las entradas me salgan así, vamos a perder lectores. Pero bueno, si has llegado leyendo hasta aquí, agradecería un comentario acerca de tu impresiones, ya sea acerca del tema en sí, como está escrito el texto, etc. Espero que sigais leyéndonos, en cualquier caso. Por cierto, ya habréis notado que no estoy solo: gracias a la inestimable compañía de Sarah, a partir de ahora serán dos más las voces que se levanten.

No son más que palabras…¿unirás las tuyas a las nuestras?

Est sularis oth mithas